Pablo Picasso y El Quijote

miércoles, 21 de octubre de 2009

 


La historia que se cuenta sobre esta ilustración es que Pierre Daix, amigo de Picasso, le pidió que pintara un dibujo para la revista Les Lettres Francaises en el 350 aniversario de la publicación del Quijote. La revista se publicó el 10 de agosto 1955. Picasso hizo la ilustración en el mismo momento en que su amigo se lo pidió y que se inspiró en una estatua que vio o compró, un artista desconocido. Se trataba de una estatua de clavos, tuercas y tornillos.
Don Quijote y Sancho destacan contra un fondo blanco hay un sol en la esquina y molinos de viento por todas partes. Don Quijote aparece delgado sobre su caballo, Rocinante, que está tan flaco como su dueño. A la izquierda, Sancho está encima de su asno, éste parece una gran masa negra al lado de don Quijote. Pareciera que Picasso no tuvo cuidado con esta parte de la ilustración y no pusiera mucha importancia en el dibujo de Sancho. Parece claro que Picasso quería que el espectador se fijase más y pusiera mayor atención en la figura de don Quijote.
Con su personal estilo y su genio creador, Picasso consiguió dotar a la figura literaria de don Quijote y a la de sus compañeros de aventura de una corporeidad internacional para ser conocido y reconocido, en todo el mundo.